Lo que buscar en la perfecta vaca para carne

A principios de los años 90, la mayoría de los titulares de la noticias se centraban en “vaca verde“, es decir, se suponía que esta vaca sintetizaría su propia comida, algo similar a lo que ocurre con los forrajes verdes. Teóricamente, esto contribuiría significativamente a hacer a la perfecta vaca para carne debido a que esta tendría un bajo coste con un alto rendimiento.

Este supuesto “fracaso” de la ciencia en la creación de la perfecta vaca para carne nos ha ayudado a comprender cómo identificar las mejores prácticas de gestión que nos permiten tener un producto más eficiente y sostenible, pero debemos tener muy presente que esta gestión es solo la punta del iceberg. El animal y el medio ambiente son otra parte fundamental en esta ecuación, podremos manejarnos tan bien como la vaca y su descendencia nos lo permita si logramos producir un vaca perfecta, ya que podremos manejar más fácilmente a esa vaca.

Principales rasgos a buscar en la perfecta vaca para carne

En cuanto al fenotipo de una vaca, este depende del ojo del espectador, pero algo si es estándar, la perfecta vaca para carne debe poseer todos los rasgos que se buscan a través de la selección genética, la evaluación fenotípica, el manejo y las mediciones de producción. No solo quiero que la vaca perfecta tenga ciertos rasgos, sino que estamos convencidos que algunos rasgos son más importantes que otros y son los que priorizaremos.

1- Ajuste a su entorno

El ver que la vaca se ajuste bien a su entorno es un factor clave, esto significa que dará a luz a una cría saludable todos los años y que mantendrá su condición corporal. Será más eficiente en la utilización del forraje porque probablemente tenga una ingesta más baja y pueda metabolizar y priorizar los nutrientes de forma más eficiente. De lo contrario, el no ajustarse correctamente a su entorno, se verá reflejado en la fertilidad, la producción de leche y la salud.

2- Fertilidad

Para que tenga una cría sana todos los años, la vaca debe parir antes de los 24 meses de edad (preferiblemente). La edad y el peso en la pubertad son rasgos altamente heredables, al seleccionar estos rasgos en sus vaquillas de reemplazo aumenta tus posibilidades de alcanzar sus fechas de parto deseadas.

Lo ideal es que la vaca para cada 365 días. El periodo de gestación promedio para una vaca es de aproximadamente 283 días y se sabe que una vaca necesita entre 60 y 75 días después del parto para poder quedar embarazada naturalmente.

3- Proporcionar los recursos nutricionales para que su descendencia alcance su potencial genético

Al adaptarse la vaca a su entorno y terneros, cuando lo necesite es probable que ese ternero se convierta en una de tus mayores fuentes de ingreso. La vaca debe proporcionar los recursos suficientes para que el ternero alcance su potencial genético.

Esto no solo va relacionado con el potencial genético para que el ternero crezca, sino que incluye los recursos nutricionales de la madre disponibles durante la lactancia y la conversión de los recursos alimenticios y forrajeros (que no provengan de la madre) en proteínas antes del destete. Entre los principales riesgos que pueden afectar a este están:

  • Duración de la temporada de parto
  • Producción de leche materna
  • Salud
  • Condiciones ambientales

Como puedes ver, seleccionar la perfecta vaca para carne puede resultar ser bastante sencillo si seguimos estos pasos. Si te ha interesado este tema, probablemente te interese también conocer cuales son las mejores razas para carne. ¿A ti se te ocurren que otras cosas tener en cuenta al momento de elegir la mejor vaca para carne?

Si eres ganadero y quieres vender tus vacas, nosotros te las compramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *